Hola Beauty, bienvenida de nuevo!

Si has llegado hasta aquí es porque quieres aprender a meditar, que tu meditación sea más constante o quizás que se convierta en un hábito.

Como bien sabrás, la meditación está siendo el centro de atención hoy en día. Muchos médicos y especialistas la recomiendan, al igual que el Yoga.

Y ciertamente, creemos que tiene grandes poderes sobre nosotros.

Si nunca antes has meditado, deja que te recomendemos hacerlo con meditaciones sencillas, cortas y guiadas.

No te exijas llegar al Nirvana nada más sentarte con las piernas cruzadas. Esta publicación tiene 3 propósitos para ti (y también para nosotros):

  • Ayudarte a que tu práctica sea más sencilla
  • Ayudarte a establecer pautas para tu práctica meditativa
  • Darte un montón de consejos útiles para que tu bonito Ser comience el viaje de la meditación de forma consciente.

Comenzamos:

1.- Meditaciones guiadas o con aplicaciones

Esto va a hacer que tu práctica cambie por completo. Puedes comenzar con una meditación guiada corta, sencilla y con una voz que conectes.

O también puedes utilizar una de las miles de APPs que hay para ayudarte a meditar.

En ellas puedes elegir la duración, los sonidos, la música… prácticamente todo lo que quieras.

Las aplicaciones son como un Gurú de la meditación que puedes llevar en tu bolsillo, disponible 24/7 y diseñada para ayudarte a mantener tu práctica.

Es mucho más sencillo comenzar si tu tiempo es corto (2 o 3 minutos).

 

2.- Establecer un recordatorio

Al igual que pones una alarma para levantar el culete de la cama cada día, también puedes poner una para tu práctica de la meditación.

Generalmente cuando tenemos algo programado es mucho más fácil practicarlo y llevarlo a cabo.

De este modo, tu práctica estará establecida y al principio sobretodo, será mucho más fácil “no olvidarla”

 

3.- Crea tu entorno, tu espacio sagrado.

Sabemos que puede ser difícil encontrar un sitio calmado, pero es necesario que encuentres un sitio donde te sientas cómoda. Una vez allí, intenta no tumbarte, es preferible estar sentada para que no caigas en los brazos de Morfeo y duermas profundamente.

Relaja los hombros, inhala profundo y exhala profundo y empieza a relajar todo tu cuerpo.

Cuanto más relajado esté más sencillo te resultará meditar.

4.- Establece límites

Este consejo es para nosotros… pero puedes aprovecharlo si te sientes identificada.

Uno de los mayores impedimentos que encontramos es sacar el tiempo para meditar. Hoy en día las redes sociales nos embaucan y no nos dan mucho margen para hacer otras cosas.

Podemos pasarnos 1 hora viendo videos pero no 10 minutos meditando.

Y… cuesta reconocerlo pero es real!

 Da igual lo que estemos haciendo, permitimos que las redes sociales interrumpan la tarea que sea para emborracharme de su contenido.

Esto se debe a que nuestra mente tiene tantos estímulos que le cuesta enfocarse en algo que requiera un “esfuerzo” (meditar, trabajar, etc) así que nos engaña para enfocarse en algo que no le requiera esfuerzos.

Si esto te resuena, ¿te apetece experimentar un poco?

· Marca un límite, por ejemplo, nada de redes sociales antes de las 8.30 de la mañana (o después del desayuno)

· Pon momentos específicos para revisar tu Instagram, Facebook, etc e incluso el correo electrónico.

· Pon un límite en la noche. Nosotros tenemos activada la “luna” del iPhone, así que a partir de las 22.30 es como si el móvil no existiera. Incluso puedes poner limitador de aplicaciones desde el propio teléfono y te “bloqueará” esa app a la hora que tú decidas.

  

5.- Usa cuentas de Malas.

Si tu mayor problema es la concentración, busca un recurso que te ayude a hacerlo.

Las personas nos sentamos a meditar y nos inundan un sinfín de pensamientos, emociones, distracciones de todo tipo. Es súper normal, ¡no te vuelvas loca!

Por eso las cuentas de los Malas han venido como el poder un superhéroe a tu rescate.

Un Japa Mala es un collar con 108 bolas que viene de una antigua tradición. La idea es sujetar el collar en una mano y con cada respiración que tomes, deslizar los dedos a la siguiente cuenta (bola).

La finalidad es mantener presente y concertado al practicante.

 Verás como al final del collar habrás respirado 108 veces sin perder el foco y habrás tenido una meditación más clara y consciente.

Estando presente. En el aquí y ahora.

 

 

Todo esto son sólo consejos, pero por supuesto, siéntete libre de encontrar lo que a ti te hace sentir cómoda.

No hay reglas cuando se trata de meditación y yoga.

Encuentra algo que funcione para ti y no tengas miedo a cometer errores. Solo por intentarlo ya estás triunfando. 

Por cierto, puedes echar un vistazo a algunos de nuestros productos si quieres.
Te dejamos el enlace directo a las meditaciones guiadas y a los Japa Malas.

¡Hasta la próxima!

 

 


Dejar un comentario